En qué se nota cuando una concejalía de urbanismo está a por uvas

Porque en Tarancón haberla hayla. Bueno, no conozco al concejal en cuestión, pero seguro que el cargo existe. De hecho el personal laboral de la oficina de urbanismo del pueblo me orientó muy amablemente con una duda que tenía relacionada con la gente de la puerta de al lado. Pero seguro que esa gente tan amable no es la que corta el bacalao. El que decide, o mejor dicho el que deja hacer es otro. Ese sujeto y sus predecesores son los responsables de que se de uno un paseo por el pueblo y se encuentre con estas maravillas:

Vamos, listas para dinamitar. La sobrecogedora belleza del conjunto arquitectónico Los Obispos. y que parece que reivindican los Hnos. Bonilla (aunque la ejecución, nunca mejor dicho corrió a cargo de una S.L. con nombre rimbombante que no sé si será suya o no) supera incluso los edificios que hay justo detrás, conocidos como El Cerqui
(de El Cerqui Park; y no, no tengo ni puta idea del origen del nombrecito) y que desde los años 70 causan asombro entre los amantes de la contemplación de la obra del hombre y la transformación que ha ejercido sobre la superficie del planeta con la excusa de no pasar frío por las noches y poder cagar sobre agua pero sentaíco.

Tampoco está mal esta tienda de disfraces ropa para bodas. No me atreví siquiera a mirar el género, pero como tengan el mismo ojo que para elegir complementos para las personas que para las fachadas igual sí que merece la pena ir a ver alguna performance boda que organicen en la que tengan parte. Lástima que Tino Casal no les pueda encargar ya una escenografía.

El siguiente ejemplo muestra la perfecta integración entre la modernidad (esa cosa) y la tradición. Las paredes blancas con 6.000 capas de cal para defenderse del invierno y el verano (a veces durante el mismo día) y la modernitú y la adelantez. El cielo era bien bonito, las cosas como son. Cuando hace un frío del de verdad el cielo siempre está bonito. No logré sacar bien los colores porque me centré (ocequé, diría el nativo que llevo dentro) en mostrar la intervención humana en tanta belleza.

Aquí podemos ver las hermosísimas columnas que adornan la ya de por sí soberbia fachada de este señor. Es posible que quiera decirle al mundo de una manera muy sutil que es masón, pero no podría yo precisar tanto sin miedo a meter la pata hasta el zancarrón.

A continuación disfrutamos de la parte trasera de la única manzana que forma uno de los laterales de la plaza del ayuntamiento. Por delante no está mucho mejor, la verdad, pero creo que el bar que hay en los bajos sigue abierto de vez en cuando. Algo es algo. Para tirar casas sí han andado listos los promotores, pero en muchos casos la cosa no ha pasado de dejar un solar pelado. Aquí, como veis, ni eso.

Supongo que estos tendrán algo de culpa en todo este despropósito. Pero es que la cosa ya desde el principio está jodida. Imaginémonos un hipotético diálogo:


- ¿Qué pasa contigo, que hace mucho que no se te vé?

- Hombreeeeee ¿qué marcha me llevas?

- Nada, voy a hacer unos recaos ¿y tú?

- Pues yo ahora me dedico a la tecnología urbanística.

- Copón. ¿Y eso qué es?

- Pues yo es que desarrollo espacios ¿sabes?

Sin duda este diálogo alguna vez tuvo lugar. Y al que contestó que se dedicaba a la tecnología urbanística evidentemente no le dieron una hostia que le ‘ribaron los dientes, así que lo siguió diciendo y lo que es peor, haciendo. Y sin recurrir a la unidad de los partidos ni a la firmeza democrática. De aquellos polvos estos lodos.

Esta es hermosísima también. Parece que la lente fuerza una perspectiva que distorsiona las líneas y bla, bla, bla. Que no. Que es así de hermosa, no hay que buscarle tres pies al gato.

Esta bellísima concatenación de residencias adosadas está justo enfrente de una manzana que comparten la CEOE local, la sede de CCOO y justo en la parte de atrás la UGT. Qué cosas.

Bueno, tengo alguna más, pero tengo los ojos más fritos que Miguel Strogoff. Otro día más.

2 Responses

  1. Paco says:

    Pero qué repipi que eres. Con lo accesible que hubiese sido decir Sansón. Y no me digas que no has leído la biblia, que la peli bien que la habrás visto.

  2. Bixen says:

    Coño, Paco ¿Y dónde meto yo a Sansón en esto? Y sí, con la biblia me pasó igual que con El Capital, que el con el libro me aburrí pero la película tié un pase.

Leave a Reply